Cómo hacer una paleta de color: Trucos + herramientas top

Cómo pasar de esto: una combinación de colores fea, a esto: una combinación de colores agradable.

¿Quieres hacer mejores paleta de color y no sabes cómo? Intentaré que después de leer este artículo puedas hacer tu propia paleta de color con muy buenos resultados.

Te contaré un secreto… La imagen de la izquierda la hice cuando empecé a estudiar diseño gráfico. Sí, lo sé, es terrible, pero por más que lo intentaba, no conseguía usar colores que encajasen. Yo sabía que esos colores no funcionaban pero no sabía arreglarlo. 

Así que, claro, tuve que pillarle el truco a los colores si quería mejorar mis diseños. Esto que te cuento ahora es la base de lo que hace que sepa hacer mis propias paletas de color y que funcionen.

Así que, ya sabes, dedícale un momento a leer los trucos y verás como mejoran las tuyas también.

5 Trucos para hacer una paleta de colores ideal

Antes de nada, no te saltes este párrafo, que te estoy viendo que quieres pasar directamente a los trucos, pero necesitas leer antes que hay tres tipos de colores:

  • El base: se refiere al color que va a tener más presencia en los diseños en cuestión de cantidad (normalmente se trata del fondo). Es un color que en la nomenclatura oficial se llama “dominante”.
  • El acento de color: es el color que va a resaltar más sobre todos los demás. Usarlo de forma puntual, ocupando poca superficie dará un buen equilibrio a la composición y dirigirá la atención a donde tú quieras. Oficialmente es el color “tónico”.
  • Los mediadores: estos colores son un puente entre tu color base y de acento de color. Dependiendo de la sensación a transmitir pueden ser más claros o más oscuros, más vibrantes o más apagados, más similares o más contrastados.

1. Desatura todos los colores salvo el de acento

Con esto resolverás el problema principal de las combinaciones. Lo más probable es que tengan demasiada saturación y estén compitiendo todos por ser el señor del anillo y todos sabemos que solo puede haber un único señor del anillo. Así que les tienes que decir que se calmen bajándoles la saturación, apagarlos un poco no los hace menos alegres, así que no tengas miedo. De hecho, es un poco lo que puedes hacer con Cohesive colors, una herramienta para armonizar paletas.

Ejemplo: Primero tienes una paleta saturada y después, los mismos colores pero menos saturados ¿cambia, verdad? ¡Pues todavía podemos mejorar mucho más!

2. Usa solo 2/3 del círculo cromático

Esto suele ser mano de santo también. Si quieres hacer una paleta con varios colores, necesitas que tengan algo en común para que trabajen bien. En el caso de los colores lo que los hace trabajar mejor es su cercanía en el círculo cromático. Puedes hacerlo mediante:

Colores análogos: Son los colores que están contiguos en el espectro lumínico y si los escoges de esta forma, generarán paletas de forma armoniosa y balanceada.

Ejemplo: En este caso, primero ves que sigue habiendo muchos colores y sigue siendo una composición muy ruidosa, cosa que en la segunda imagen, pasa menos porque los colores están más cercanos entre ellos en el círculo cromático.

Colores complementarios: El truco de los dos tercios solo se rompe cuando quieres una paleta de alto contraste y gran impacto. En ese caso lo que necesitas es una paleta de colores complementarios. Son paletas que usan colores opuestos en el círculo cromático. Aun así, para que funcionen bien, conviene que sean también opuestos en luminosidad y/o saturación (y que sean menos colores).

Ejemplo: Primero tenemos varios colores formando una paleta de análogos pero ocupando más de 2/3 del círculo cromático. En la segunda, tenemos dos colores complementarios que se apoyan mutuamente.

3. Usa menos colores

Este es un consejo no aplicable en todos los casos, pero reducir la paleta a 3 colores suele ser una solución rápida y efectiva para que tu paleta funcione. Digamos que es cortar por lo sano, si no hay más colores no puede haber “más problemas”, ¿no? 

Una paleta de pocos colores es ideal si vas a usar colores muy vibrantes y contrastados (si no, todos los colores compiten por la atención y suele producir agobio si no están bien usados). 

También es una buena opción si quieres dar una sensación minimalista. Especialmente si usas como colores base el blanco o negro y como acento, un color solo.

Ejemplo: Primero encontramos la composición multicolor de colores vibrantes. En la segunda, solo hemos tenido que dejar el base y el acento de color. Es una paleta atrevida y potente y ya no da sensación «amateur».

4. Ajusta la proporción de la superficie

Si quitar colores te parece una medida demasiado drástica, intenta ajustar la cantidad de color usado según las funciones del color: Que el color base ocupe la mayor parte de la composición, que el color de acento solo esté en dos o tres lugares, y que los mediadores no sean demasiado llamativos.

Ejemplo: En la primera imagen el color base es demasiado llamativo y se come a los demás colores. Por eso, cuando lo cambiamos por otro menos llamativo, la composición respira más.

5. Haz degradados

Son infalibles, el ojo los distingue entre el resto de colores y generan sensaciones muy agradables a la vista. Así que ¡no los subestimes!

Ejemplo: Puedes hacer un degradado que vaya de un color a otro como de violeta a magenta o un degradado monocromo como el rosa de la derecha.

Las 7 mejores herramientas para hacer paletas según lo que necesites:

Para hacer una paleta a tu gusto

Coolors: La herramienta que más uso yo. Permite hacer paletas de varios colores con sugerencias automáticas que puedes ir añadiendo y quitando según te gusten. También permite explorar otras prediseñadas si vas con prisa.

Para hacer una paleta desde cero

Colour Code: Con esta herramienta puedes hacer paletas de color añadiendo hasta ocho colores uno a uno de una forma muy curiosa. Proporciona total libertad de escoger colores pero también te da control absoluto (muy buena combinación de variables).

Para coger paletas prediseñadas

Colrd: Te recomiendo esta porque otras herramientas suelen ofrecer paletas de color prehechas muy limitadas (lo más normal es 4, y está bien, pero a mi me gusta tener más variedad). Además permite customizarlas en la propia página.

Para coger los colores de una imagen

Adobe Color: A ver, realmente la he colocado aquí porque esto lo hace muy bien: te deja escoger colores y degradados de una imagen y además te da control para personalizarlos. Pero realmente es una herramienta completísima que te permite hacer… todo. Además de lo anterior, puedes empezar paletas desde cero, usa los tipos de relación entre colores que te he comentado más arriba y también tiene paletas de tendencias….

Para inspirarte (que no copiar)

Pinterest: Si no sabes por dónde empezar, suele ser un buen comienzo porque hay de todo para todos. Basta que busques “paleta de colores” y lo que sea que te quieras centrar. También puedes mirar por Behance si quieres ver paletas aplicadas a trabajos gráficos profesionales.

Para comprobar el contraste

Contrast Ratio: Aquí puedes comprobar el contraste de tu color de acento con tu color de fondo. Al poner los dos, la web te dará una nota de contraste, creo que siempre es más que recomendable que sea mayor de 4.5 (aunque la herramienta te guiará). Si quieres, también puedes usar Color Safe, una web que permite crear paletas teniendo esto en cuenta desde el principio.

De hecho, te dejo aquí otro post sobre los colores de las redes sociales en el que aplico esta herramienta con resultados sorprendentes.

Para comprobar su distorsión cromática

Color Blindness: Es rústica y está en inglés pero te servirá para visualizar tu paleta con distintos tipos de daltonismo. Es posible que al hacerlo te parezca que es todo igual, por eso, siempre es recomendable añadir elementos que ayuden a distinguir los colores (por ejemplo: texturas distintas, una cruz o un tic al lado del texto…) Te dejo esta web para aprender más sobre colores y daltonismo que también genera paletas teniendo esto en cuenta.

¿Cómo aplicar la gama de color que has generado?

Normalmente las paletas de color suelen generarse y dar los códigos hexadecimales de los colores escogidos así que basta con copiar y pegar en la plataforma que estés. Pero recuerda guardar la paleta por si la necesitas en otro momento. Y procura mirar cómo se ve en otras pantallas, porque cambiará mucho.

A la hora de colocarlos en tu composición, simplemente recuerda las tres funciones de los colores que te expliqué antes de los trucos. Sabiendo eso, te resultará más fácil distribuirlos.

Te dejo esta infografía para que tengas todo a mano y puedas echarle un ojo cuando estés haciendo paletas 🙂

firmado, Beatriz

No te cortes, ¡comparte este post! 😍👇

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Y si has aprendido, probablemente te interese esto también…

Dos manos se agitan al aire con el logo de TikTok tatuado en la muñeca
¿Por qué TikTok es tan adictivo?

TikTok no la usan solo los teenagers, es una de las redes sociales más consumidas. Aquí te explico, desde el diseño, por qué no te puedes despegar de ella.